Lo “hecho en México” y lo “hecho por Mexicanos”.

Igual que en la bandera mexicana,  se distingue la cabeza de un águila de mirada feroz.  La cabeza del águila es el foco de atención, bien complementando al texto “Hecho en México”.

El logotipo “Hecho en México” fue hecho en 1978 con el objetivo de distinguir a los productos fabricados en nuestro país frente a los extranjeros. Y a pesar de que ha sufrido algunas modificaciones, el águila se ha mantenido al igual que el gran propósito de apoyar a la economía mexicana y fortalecer el mercado interno.  

Cualquier empresario puede solicitar el sello para su producto si comprueba que se fabrica con insumos mexicanos y en territorio nacional. ¿Y cuál es el distintivo para los servicios? Hoy tenemos un sello para lo “Hecho en México” pero ninguno para lo “hecho por Mexicanos”. A los servicios, difícilmente se les distingue. Aún cuando pertenecen a la clasificación de “actividades terciarias” en la economía, el PIB de estas ha tenido el mayor y continuo crecimiento: 205% desde 1994 a la fecha. En el 2018, el PIB de las actividades terciarias tiene un valor de $11’669,943 millones de pesos, comparado con el PIB de las actividades primarias: $594,157 mdp y secundarias: $5’392,810 mdp. 

 

Darle valor a lo intangible

Así, es que el valor intelectual y de la mano de obra mexicana también merece distinción. Desde la investigación científica, el trabajo en el hogar o asesorías para estudiantes. Sin gente no circula el dinero, sin personas no crece la economía. Ahora es buen momento para apreciar “lo hecho por Mexicanos”.

Somos el país de la OCDE (Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico) con el ranking más alto de horas trabajadas con un promedio de 43 horas semanales contra las 26 horas en Alemania.  Según el WEF (World Economic Forum) un factor que contribuye a las largas jornadas laborales en México es el miedo al desempleo además de las débiles leyes laborales. Las horas de salida rara vez se respetan. 

Además de su trabajo formal, también hay muchas mujeres y hombres con un trabajo extra o haciendo freelance para tener un segundo ingreso porque con el primero no alcanza. Por estas y otras razones, merecemos distinguir entre nosotros mismos el grandioso valor que tiene lo hecho por ti, tutora en la universidad; por tu vecino, especialista en Recursos Humanos; por tu papá, asesor comercial; por tu empleada, que limpia la casa; lo hecho por Mexicanos. 

Si bien no existirá un sello exclusivo para identificar los servicios en México, es tarea de cada persona la apreciación no solo del servicio brindado en sí -la preparación que conlleva, los años de estudio, el esfuerzo o las horas de traslado-, sino del valor que contribuye a la economía de nuestro país. Esta tarea de apreciación también nos dará un enfoque humano a lo que hace el otro; comenzará por hacernos admirar y respetar el talento y la capacidad de muchos mexicanos que hacen brillar a nuestro país en las olimpiadas de matemáticas o en exposiciones de arte y además, nos unirá para dignificar y mejorar las condiciones de trabajo. 

La próxima vez que necesites de quien repare algo en tu hogar o le dé clases personalizadas a tus hijos, ponle el sello de tu apreciación porque más que estar “Hecho en México” está hecho por un mexicano. 

Fuentes de información: 

INEGI (2018). PIB y Cuentas Nacionales. México: INEGI. Recuperado de: http://www.inegi.org.mx/est/contenidos/proyectos/cn/pibt/default.aspx

Expansión (31 de enero del 2018). México es el país de la OCDE donde más se trabaja. México: Expansión. Recuperado de: https://expansion.mx/carrera/2018/01/31/mexico-trabaja-2-255-horas-al-ano-es-el-pais-mas-productivo-de-la-ocde

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *